Actualidad

Casi 800 mil personas se activaron en el sector productivo entre abril y mayo de 2020

Por 1 julio 2020 Sin comentarios

Los efectos de la pandemia por Covid-19 siguen acentuándose con el tiempo. La salud y la economía son los sectores más vulnerables y debilitados por la inesperada llegada de la enfermedad. Las cuarentenas, obligatorias en principio, dejaron a su paso estabilidad sanitaria-momentánea- y un evidente aumento del desempleo.

Cifras publicadas ayer por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) demuestran que la tasa de desempleo durante mayo fue de 21,4%, es decir, más alta que la registrada en abril (19,8%). El número de ocupados en mayo subió en comparación con el mes anterior (casi 800 mil personas) gracias a la activación gradual del sistema operativo nacional.

En resumen, 4,9 millones de personas perdieron sus trabajos, la cifra más alta de la que se tenga registro.

¿La razón? Los efectos de la pandemia. Juan Daniel Oviedo, director del DANE, explicó que sin duda abril y mayo son dos meses que reflejan la etapa más fuerte del confinamiento de las personas en sus hogares y la cuarentena para el aparato productivo. El 43,5% de los desocupados que registra el mercado laboral en mayo (4.694.000) perdieron su empleo por la pandemia.

Y es que, mientras los casos positivos de Covid-19 y muertes aumentan exponencialmente en el país, la economía también se deteriora. En este sentido, las políticas frente al manejo de la enfermedad han cambiado en Colombia.

“Debemos proteger la vida, proteger el sistema de salud, pero también tenemos que proteger la vida de los empleos y la vida de las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas”, fueron las palabras del presidente Iván Duque a finales de junio, con lo cual invitó a activar la vida económica nacional, con la premisa del autocuidado y la confianza en la disciplina individual y colectiva.

El impulso al desempleo estuvo liderado en mayo por el sector comercio y reparación de vehículos, que presentaron la más alta reducción en población ocupada (910.000 personas) de los 4 millones 902 mil menos que hay en el total de ocupados. Asimismo, industrias manufactureras contribuyeron con una reducción de 3,2 puntos porcentuales, esto es 716.000 ocupados.

Tasa global de participación, ocupación y desempleo según el DANE.

Las mujeres en Colombia siguen siendo las más afectadas en materia laboral. La tasa de desempleo de los hombres fue de 8,3% y la de las mujeres, 13,4%. En las 13 ciudades y áreas metropolitanas, la tasa de desempleo de los hombres fue del 22,2 %, y la de las mujeres fue del 27,2%.

Ante este panorama, la tasa de desempleo en Colombia entre mayo de 2019 y mayo de 2020 prácticamente se duplicó. Pasó del 10.5% al 21.4%. El empleo cayó con mayor fuerza en las empresas de menos de 10 trabajadores. Sin embargo, la caída en el número de ocupados fue menor a la registrada entre abril de 2019 y abril de 2020. Puede ser por los apoyos al empleo o por la reapertura gradual de algunos sectores.

Algunas soluciones para mitigar la situación

Un trabajo recientemente publicado por Forbes muestra perspectivas y posibles salidas a la crisis de desempleo que la pandemia de Covid-19 ha generado en el país. Las apreciaciones son emitidas por expertos en la materia:

  • Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, “una respuesta que trate de resolver el aumento reciente de la tasa de desempleo está relacionada con medidas de choque contracíclico, como las inversiones en infraestructura pública que jalona mucho empleo no calificado, el cual está bastante golpeado en esta coyuntura”. ““Se va a tener que resolver más con una reforma laboral que seguramente tendrá que profundizar las medidas que permitan aumentar la formalidad laboral y reducir el desempleo, temas difíciles de resolver si no hay reforma “.
  • Sergio Clavijo, expresidente de Anif, “los subsidios del Estado deben ser selectivos en función de los activos que representen verdaderos bienes públicos”.
  • Oscar Becerra, docente de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, “para reactivar el empleo después de la crisis, va a ser necesario un papel activo del Estado: directamente- usando, por ejemplo, inversión pública en obras civiles- e indirectamente-manteniendo programas de garantías para créditos, subsidios al crédito (tasas) y extender plazos para el pago de impuestos. Las pequeñas empresas son las que van a tener más problemas de liquidez para reactivarse. el Estado tiene que ser un socio en esa reactivación”.
  • Juan Carlos Echeverry, ex ministro de Hacienda, “si se busca salvar la mayor cantidad de empleo posible se requiere que les permitan a las empresas contratar por horas, y que se pueda cotizar a la seguridad social de forma correspondiente. También, que se permita que haya distintos turnos laborales”.
  • Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral del Rosario, “es necesario incluir coberturas por desempleo estructurales en el sistema de seguridad social, más allá de las medidas del estado de emergencia, en coordinación con políticas activas en cabeza del servicio público de empleo para estimular la recuperación de trabajos formales y evitar que los trabajadores que pierden su ocupación migren a la informalidad o inactividad”.

 Panorama internacional

Un análisis del panorama laboral mundial hecho por Javier Hoyos Asesores determina que, por regiones, la más afectada durante el segundo trimestre fueron las Américas pues la mayoría iniciaron confinamientos a finales de marzo o a principios de abril.

“Las horas laboradas disminuyeron 18.3% equivalente a 70 millones de empleos, y particularmente en América Latina cayeron 20%, que equivaldría a 47 millones de empleos. Las horas dejadas de trabajar corresponden a un mayor número de desempleados, empleados sin labores, reducción de la jornada o suspensión del empleo".

La Organización Internacional del Trabajo (según informe del Observatorio: El COVID-19 y el mundo del trabajo), asegura que el 93% de los trabajadores se han visto afectados por restricciones en los lugares de trabajo, por cierre casi total un 32%; por cierre parcial 42%; y con recomendación de cierres sin que sea obligatorio un 19%.

Escribe tu comentario